Ir al contenido principal

Paul Bonet según Jan Van den Marck


           
Sobre marroquín negro, las dos tapas han sido recubiertas por sendas  inmensas cabezas de león dibujadas con arabescos de listeles tentaculares  mosaicados en frío en colores verde esmeralda, habana, malva, violeta, verde azulado  y  verde agua. Los dos ojos del león  han sido representados con filetes dorados y sembrados de estrellitas de oro. Encuadernación de Paul Bonet para  Aventuras prodigiosas de Tartarin de Tarascon , de Daudetcon litografías de Raoul Dufy.


            Curioso el mundo de la encuadernación de arte contemporánea. A falta de críticos e historiadores, a menudo son los coleccionistas quienes dictaminan los cánones de calidad y excelencia. ¿Buenos críticos que hayan sido también very discerning collectors? No ha habido muchos. Uno de ellos fue sin duda el holandés Jan Van den Marck (1920-2010), bibliófilo, sagaz crítico de  arte  y curator  del Museo de Arte Contemporáneo de Chicago.  El texto de abajo, entresacado de un artículo suyo que se publicó con ocasión de una exposición dedicada a Jean de Gonet, no tiene desperdicio. Pone en su sitio al mismísimo Paul Bonet (1889-1971), quizá el mejor decorador de encuadernaciones y sumo pontífice de la reliure original francesa del siglo XX:

       “En verdad, constatamos que  Paul Bonet, a pesar de la deslumbrante espectacularidad  de sus decorados y a pesar del  éxito que alcanzaron sus encuadernaciones en las salas de venta, hoy aparece a los ojos  de nuestra generación como un diseñador sobrevalorado que ha llevado a la  encuadernación de arte al borde de la extenuación. Paul Bonet reclutó  a los grabadores e ilustradores en boga y les obligó  a ejecutar obras pomposas que sólo los ricos podían  pagar. Hoy constatamos  hasta qué   punto imitaba  y rivalizaba con los pintores más reputados de su época. Si hoy  en día revisitamos  sus alambicados mosaicos y sus ambiciosas fantasías, que realizó  con los mejores doradores, nos cuesta trabajo creer que estos decorados hayan conseguido  interpretar,  como él pretendía,  el texto del autor y el grafismo del ilustrador."
    
diseño irradiante de Paul Bonet
             
             No hay un sólo encuadernador que no se impugne a sí mismo. Ver la encuadernacion del siglo XX es enrojecer ante los renuncios en los que nos pilla.  Como sucede en el Quijote, el único valor son los criterios itinerantes. Paul Bonet lo fue todo en encuadernación: decorador famoso por sus "caleidoscopios" (figura abajo), por sus letras decoradas para  los Caligramas de Apollinaire  y por sus "irrradiantes" (figura arriba). Fue,  además, el "poder fáctico"   bibliófilo-ligatorio por antonomasia en el París posterior a la Segunda Guerra Mundial.  Los  libreros Auguste y su hijo  Georges  Blaizot,  hacedores de  mitos ligatorios como Creuzevault, Moncey y de Coster, dijeron de los  decorados  de Bonet que universalizaron  plásticamente los textos surrealistas de Breton, Éluard, Aragon, Char y Hugnet; los de Max Jacob, Apollinaire y  Reverdy. También, las ediciones de lujo y livres de peintre donde estos textos aparecieron: "no quiero tener otro estilo que aquel que pide mi libro".           
            
              Jan Van den Marck, lúcido y provocador, como buen discípulo de Mayer Schapiro, lo pone en duda:

              "La innovación es un ataque radical contra la pereza del pensamiento. Hay dos modos para detectarla: la deducción y  la inducción. El primer método exige que busquemos una ruptura en el desarrollo de la forma estilística, como su buscáramos una huida, un desagüe, una vía de escape. El segundo método procede de un reconocimiento intuitivo, de un cambio de tendencia y de una capacidad de deducir  pruebas a partir de indicios. Sin menospreciar  sus capacidades de decorador y de dibujante de letras, hoy constatamos que Paul Bonet ha tomado prestado del estilo de su época muchas más cosas de las que realmente aportó  como novedad a ese estilo".


Comentarios

Entradas populares de este blog

La Librería Bardón de Madrid

La Librería Bardón de Madrid es  un   punto de referencia obligado para   los aficionados a los libros antiguos de Madrid.   La fundó en 1947 Luis Bardón López (1897- 1964) en la plaza de San Martín, próxima al Monasterio de las Descalzas Reales, y desde sus inicios se llamó   « Librería para bibliófilos ». Puede leerse este nombre en la fachada del establecimiento, si bien   hoy el   nombre comercial es simplemente   « Librería Bardón ». Se ha querido con ello dejar clara la naturaleza familiar del negocio. Como en otras actividades, entre los libreros la familia desempeña un papel crucial en la transmisión de saberes y habilidades. Éstas   perviven en el tiempo   porque pasan   de padres a hijos.   En muchas sagas libreras   los   valores de la satisfacción interior y el compromiso del « trabajo por el trabajo » han predominado sobre el protagonismo de sus miembros dando lugar a excelentes resultados. Los Bardón son   una de estas típicas dinastías libreras madrileñas, como los Vi

biograficoencuadernadores.com

     Muchas gracias a todos los que seguís este blog que desde hace ya unos cuantos años viene glosando temas relacionados con la encuadernación de arte y la bibliofilia  Hoy me dirijo  a vosotros para haceros una propuesta. Vengo echando en falta desde hace tiempo una especie de  “quien es quien” en la encuadernación española que nos permita conocer  a todos la identidad y el trabajo  de los principales actores  de nuestro oficio. Para paliar esta laguna, frente al aislacionismo vigente,  hoy tengo el gusto de presentaros  e l  sitio biograficoencuadernadores.com . En él  podréis  consultar desde ahora mismo un   Diccionario biográfico razonado de los principales encuadernadores españoles  de los siglos  XX-XXI.  La página, cuyo enlace proporciono y cabecera reproduzco arriba, ofrece en orden alfabético la relación de los mejores encuadernadores españoles de los siglos XX-XXI, la onomástica comercial de  importantes empresas ligatorias, talleres o escuelas-taller y también los nombre

Ángel Camacho, vida y obras de un encuadernador

    El 7 de octubre de 2020  fallecía Ángel Camacho Martín (Madrid, 1954), uno de los encuadernadores más conocidos y apreciados de Madrid. Fue un trabajador vocacional de larga trayectoria heredero, por su buen oficio,  de la tradición de la    Escuela Nacional de Artes Gráficas de Madrid de los César Paumard, Ángel Macedo, Cecilio Cámara (estos dos últimos compañeros suyos),  José Pérez Calín y Francisco Matallanos.        Con taller primero en la calle Juan de Dios y después, también a pie de calle,   entre el   Cuartel del Conde Duque y Malasaña, en la  calle  Bernardo López García (Madrid),  desarrollaba su actividad  en un  amplio espacio  poblado por  pergaminos, prensas,  cizallas,  chibaletes, hierros,  una buena biblioteca, la pared tapizada con fotos evocadoras... un pequeño museo de   la  encuadernación. C omo el  Frans Steuvels  que Georges  Simenon  retrató en su trama   La  Amiga de la  Señora  Maigret, allí    reprodujo   el cubículo  romántico de lo que parecía ser el